HOY ENTREVISTAMOS A LOURDES TREVIÑO

Arquitecta, project manager, fundadora y directora de Freehand Arquitectura

2022-10-21
Share On
HOY ENTREVISTAMOS A LOURDES TREVIÑO

Esta ha sido su trayectoria profesional hasta el momento:

Arquitecta, project manager, fundadora y directora de Freehand Arquitectura. Certificada como Passivhaus Designer por el Passivhaus Institute Germany, formación internacional en Europa y América. 

Directora de proyectos integrales en diferentes partes del mundo de arquitectura, interiorismo, decoración y paisajismo.

Galardonada con premios internacionales como la Bienal Iberoamericana de Arquitectura e interiorismo. Premio al mejor diseño Casa Decor 2017.

Su incuestionable profesionalidad y su pasión por el trabajo que desempeña, son los valores que impregnan todos sus proyectos y la dinámica de su estudio, FREEHAND ARQUITECTURA.

Desarrolla una arquitectura a medida, sostenible y comprometida que respeta el contexto, la naturaleza y la energía.

Especializada en proyectos residenciales de lujo. Diseño de oficinas, restaurantes, locales comerciales y clínicas de salud.

 

Permítenos conocerte un poco mejor ... 

 ¿Qué es para ti la arquitectura?

Para mí, la arquitectura es adelantarse a lo que viene, proyectar, construir. Creamos espacios que no existían, para mejorar la vida de quienes los habitan.

La sostenibilidad y la arquitectura están cada vez más unidas…

Pienso que siempre han estado unidas; simplemente, se nos había olvidado. La aparición de la alta tecnología para iluminar y climatizar la arquitectura durante el siglo XX, hizo que se dejaran de aplicar principios básicos de la física de la construcción que han sido parte imprescindible en el diseño y construcción de cualquier edificación a lo largo de la historia.

¿Cómo imaginas la arquitectura del futuro?

La imagino como una arquitectura “muy humana” con un gran impacto social, muy respetuosa con el medio ambiente. De hecho, es algo estrictamente necesario porque no podemos seguir derrochando los recursos del planeta.

A diferencia de la arquitectura de finales del siglo XX, en la que se usaba la alta tecnología para responder a formas y figuras difíciles de construir: alturas inimaginables, curvas, materiales nuevos, etc. Siento que será una transición como la que hubo entre el estilo gótico y renacentista, en la que toda la escala se volverá mucho más humana. Pasaremos del “show off”, de una forma de construir “cualquier cosa” recurriendo a una cantidad de recursos excesiva a diseños mucho más integrados con el entorno y más respetuosos.

¿Algún proyecto importante que estés trabajando y que nos puedas desvelar?

Estamos desarrollando actualmente una casa de lujo en la Moraleja con un altísimo nivel de diseño que, como valor añadido, será una casa autosostenible.

Esta característica es muy relevante, ya que mantener una residencia de esta envergadura, supone un gasto energético brutal.

Se construirá y se certificará bajo el Standard Passivhaus sin sacrificar los caprichos estéticos del proyecto, algo muy complicado de conseguir en una ciudad como Madrid, con un clima extremo tanto en verano como en invierno. 

Estamos trabajando en un proyecto muy interesante que no podemos desvelar del todo, pero sí podemos dar algunas pistas. Seguramente, será ejecutado a principios del 2023. Está ubicado en el norte de Europa.

Han invitado a Freehand Arquitectura a construir todo un barrio autosostenible y positivo, producirá más energía de la que consume. ¡Estamos muy ilusionados! 

¿Cuál es el lugar más curioso donde te has inspirado?

En un chiringuito de playa en Tulum, en el Caribe mexicano. Había una pérgola donde colgaban todas las botellas recicladas de diferentes cervezas y me encantó el efecto que hacía la luz a través de ellas formando un techo multicolor. Esta inspiración la aplicamos  para diseñar el techo de la barra del restaurante Iztac en Madrid.

¿Algún proyecto soñado hecho realidad?

En este momento estamos trabajando en un proyecto que supera cualquier sueño que hubiera imaginado y me siento muy agradecida de que nos hayan dado esta increíble oportunidad.

Se trata de diseñar un desarrollo PED,  "Positive Energy Development" en Dinamarca.  

Este proyecto será un barrio completamente sostenible donde todas y cada una de las casas, apartamentos y servicios serán diseñadas y construidas bajo el Standard Passivhaus. Esto significa que los edificios que lo comprenden tendrán un consumo casi nulo.  Para contrarrestar este consumo mínimo, las edificaciones se reforzarán con la instalación de paneles fotovoltaicos para convertirlos en Positivos.  Es decir, producirán más energía de la que consumen.

Nuestro estudio, FREEHAND ARQUITECTURA ha sido elegido para crear este proyecto, porque los promotores buscan, además de sostenibilidad, un diseño novedoso en su arquitectura y un alto cuidado al detalle en los interiores.

Disciplinas difíciles de combinar, sin embargo, nosotros, tras una trayectoria que nos caracteriza por cuidar mucho la estética de nuestra arquitectura e interiorismo, además estamos certificados como PassivHaus Designers.  

¿Qué te llevo a dedicarte a la arquitectura?

Piensa lo apasionante que resulta que tu trabajo sea como un juego. Como cuando eres niño e imaginas cosas, dibujas, construyes, sueñas.

A través de la arquitectura, he tenido la gran suerte de poder llevar a cabo muchas de mis ideas.  Gracias a la confianza que los clientes depositan en nosotros, incluso puedo hacer realidad muchos de sus deseos a través de nuestros proyectos.  Compartir su ilusión. 

Es un mundo apasionante. 

Cada proyecto es diferente, al igual que el entorno donde quedará reflejado físicamente. ¿Cómo se unen ambos conceptos?

Cada proyecto ha de ser pensado y diseñado en su contexto físico y sociológico. Para nuestra arquitectura es importante el término “habitar” como guía. El fin es crear espacios habitables, espacios que convivan con lo que les rodea y con quienes lo van a vivir. 

Hemos de ser conscientes de que nuestro trabajo tiene una permanencia importante a lo largo del tiempo y que debemos ser cuidadosos con el impacto que nuestros edificios tendrán a lo largo de los años, incluso a futuras generaciones. 

Me gusta recordar a mis clientes, que cada proyecto es un "prototipo", único e inigualable, pues no existe una parcela igual a otra, su geografía,  orientación, topografía, clima, vegetación, entorno etc.

Y estas características le hacen único.  Esta es la belleza de nuestra profesión, lo que nos obliga a ser creativos y a la vez muy respetuosos.  

¿NecesitaS
más información?

Sí, solicito información
FOLLOW US